social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¡Abre un nuevo camino! ¡Es tu vida!

¿Hace cuánto tiempo que no abres un nuevo camino? ¿Te has preguntado alguna vez si hay otra forma mejor de hacerlo? ¿Si existe una manera diferente de alcanzar esa meta?

nuevo camino

Esta semana me gustaría hablar de la fuerza de la costumbre, de romper con ella… ¡sí! Porque a veces es necesario salirse del camino marcado, de la ruta establecida y escoger un nuevo camino que nos ayudará a alcanzar ese sueño, esa meta, ese objetivo…

Y, como siempre, quiero comenzar contando una historia que he leído y que me parece muy clarificadora. Se titula ‘Siempre se ha hecho así’:

“Cierto día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a su pradera. El animal abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas.

Al día siguiente, un perro que pasaba por allí usó ese mismo sendero para atravesar el bosque. Después fue el turno de un carnero, jefe de un rebaño, que viendo el espacio ya abierto hizo a su rebaño seguir por allí.

Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese mismo sendero: entraban y salían, giraban a la derecha y a la izquierda, descendían, se desviaban de los obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva vía.

Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en una amplia carretera donde los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en tres horas una distancia que podría realizarse en treinta minutos, si no hubieran seguido la vía abierta por el becerro.

Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal de un poblado y, finalmente, en la avenida principal de una ciudad. Todos se quejaban del tránsito, porque el trayecto intrincado era el peor de todos.

Mientras tanto, el viejo y sabio bosque se reía al ver que los hombres tienen esa ciega tendencia rutinaria a seguir la vía que ya está abierta, sin preguntarse si habría acaso una mejor opción o camino. Tal vez hubiesen descubierto unos caminos más amplios u otros paisajes más bellos”.

¿Qué os parece? ¿Cuántas veces nos vemos atrapados por la costumbre? ¿Cuántas veces actuamos sin pensar? ¿Sin darnos cuenta de que ese camino escogido no es el mejor sino el más intrincado, el más fácil, pero con el que menos se aprende y con el que menos satisfechos nos sentimos, el que más rodeos da y el menos bello para llegar a nuestro destino final?

Y ahora os quiero preguntar ¿por qué nos cuesta tanto salirnos del camino marcado?

La mayoría de las veces no nos atrevemos. Sentimos miedo. Y, otras muchas veces, es la comodidad la que nos hace seguir el rumbo que otros han marcado.

Cuando en otras ocasiones os he invitado a salir de la zona de comodidad también me refiero a esto, a salir del camino y del rumbo que otros han establecido o atrevernos a de dar el salto para conseguir eso que tanto deseamos. ¿Os imagináis que alguien en ese cuento que hemos leído se hubiera aventurado por otra senda? ¿Habría descubierto paisajes más bellos? ¿Habría reducido el tiempo del trayecto? ¿Habría caminado más cómodo por caminos más amplios? Son preguntas que no podemos responder porque no hubo nadie que se atreviera a salir de ese camino…

Y ahora quiero que reflexionéis acerca de vuestra vida. ¿Es de verdad ésta, la vida, a la que aspiráis de niños? Si la respuesta es sí, ¡enhorabuena! Pero si la respuesta es no… ¿por qué no abrís nuevos caminos? ¿Por qué no exploráis las nuevas posibilidades que os ofrece la vida? ¿Por qué no salís de vuestra zona de confort en la que os habéis acomodado, pero en la que no os sentís del todo cómodos?

¡Ya lo sé! A veces da mucho miedo. Dejar algo seguro o conocido y dar ese paso, salirse de lo establecido… Y no os pido que cometáis ninguna imprudencia. Sólo os digo que empecéis a pensar si, de verdad, era esto lo que queríais. Y que si no es así, toméis la riendas de vuestra propia vida y empecéis con pequeños cambios. Poco a poco.

-Empieza a estudiar ese idioma que te hace falta para dar el salto en tu carrera profesional.

-Empieza a practicar ese deporte que sabes te ayudará a mantener más ágil tu cuerpo y tu mente.

-Infórmate sobre la posibilidad y los pasos que debes seguir para montar ese negocio que tanto te apasiona….

-Aprende a cocinar…¡porque te gusta y quizás ese es tu camino! O a pintar o a escribir…¡quién sabe!

-(…)

Poco a poco. Pero ¡da ese paso! ¡Haz un plan y actúa sobre objetivo que te has fijado! Y, sobre todo, no te conformes con seguir el camino que otros han seguido porque puede que no sea el tuyo o puede que sea un camino con un trazado tortuoso, difícil de seguir y que no te lleva dónde en realidad quieres estar.

Y tú, ¿cuánto tiempo hace que no abres un nuevo camino?

Esta entrada tiene 4 Comentarios

  1. Rosa says:

    Muy bueno el reto que planteas y totalmente cierta la reflexión de porque no iniciamos un nuevo camino. Hay otras opciones del porqué no se inicia, como falta de medios(económicos por ejemplo) falta de apoyo de las personas que conviven contigo (padres, esposo, pareja etc) sin el cual no puedes comenzar algo sin romper esa relación. En mi caso fue la falta de medios económicos la que me frenó en su dia y ahora la comodidad de la zona de confort la que me impide seguir ese sueño. Tus post y el Blog son un impulso a seguir adelante y nos hacen resetear nuestra vida y ajustar muchas “piezas sueltas de nuestro engranaje”. Gracias Luis por tu esfuerzo y sabiduría.

    • Luis Galindo
      Luis Galindo says:

      Muchas gracias por tu aportación Rosa. Me gusta ser parte de ese impulso que, seguro, te ayuda a salir de la zona de seguridad para conocer nuevos caminos y superar nuevos retos. ¡Un abrazo!

  2. Oscar says:

    Excelente. Pienso que sí queremos cosas diferentes hay que hacer cosas diferentes. Los resultados no van a cambiar si hacemos lo mismo todos los días. Nuestro futuro es el resultado de las decisiones que tomemos hoy pero eso no basta, es fundamental las acciones. Debemos pensarlo y hacerlo, ahí está la solución. Gracias por darme la oportunidad de aprender y multiplicar esa enseñanza con los que me rodean. Bendiciones.

Deja tu comentario