social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Buscas la ilusión? Constrúyela día a día

¿Buscas ilusión?¿Te imaginas vivir con la ilusión de los niños? ¿Levantarte cada día pensando en todo lo maravilloso que va a pasar? ¿Ir al trabajo cada mañana con la misma ilusión con la que ibas al colegio a encontrarte con tus amigos y amigas? ¿Buscas la ilusión y no la encuentras? En este post te invito a construirla cada día. Porque con ilusión podemos conseguir cosas extraordinarias y, sobre todo, disfrutar mucho más de nuestra cotidianidad y hacer disfrutar mucho más a los que nos rodean. ¿Te apuntas a crear la ilusión en tu día a día? ¿Te animas a reilusionarte conmigo?

Hay quien confunde estar ilusionado con ser un iluso. ¡Pero no! Os aseguro que no tiene nada que ver. La persona con ilusión tiene los pies en la tierra, pero ha elegido vivir la vida al 100%, disfrutar de cada segundo y fijarse más en el color blanco de los tonos grises frente al negro. ¿Qué cómo lo hacen? No existe una receta mágica y, por supuesto, cada uno tendrá su estrategia, sus ‘trucos’, para impedir que la ilusión le abandone, pero quiero compartir con todos vosotros algunas directrices que os pueden guiar en vuestra búsqueda diaria de la ilusión.

  1. Si estás atrapado en la rutina (laboral, personal, vital…) ¿Por qué no diseñas un proyecto propio? ¿Algo que te haga moverte más allá de tu día a día? ¿Algo que sólo de imaginarlo hace que te brillen los ojos y que se dibuje una sonrisa en tu cara? Por supuesto, busca un proyecto asequible…, pero que ansíes de verdad, que te ilusione. Puede ser estudiar eso que tanta ilusión te hacía, pero que dejaste para ponerte a trabajar, o practicar esa disciplina deportiva que te apasiona y en la que sabes puedes destacar,… o ser voluntario en aquella ONG que tanto bien hace… o escribir ese libro o pintar ese cuadro… ¡seguro que ya se te ha ocurrido algo!
  2. De acuerdo que muchas veces nuestro trabajo siempre es igual, pero ¿eres capaz de innovar? ¿Por qué no modificas la forma de hacer las cosas? Elige cosas sencillas que sabes que podrías hacer de otra manera y que te van a ayudar ¡otra vez! a romper con la rutina. Atreverse a modificar la forma de hacer las cosas muchas veces nos empuja a hacerlas con más cuidado, a fijarnos más en lo que hacemos, a hacer nuestro trabajo con más alegría y ¡como consecuencia! a obtener mejores resultados y a estar más satisfechos e ilusionados. ¡Haz la prueba!
  3. Diseña un plan de acción para tu vida. Y la primera pregunta es ¿en quién o en qué te quieres convertir? Cuando lo tengas claro hazte una segunda pregunta: ¿qué vas a hacer desde ya para lograrlo? Cuando tengas ese plan de acción diseñado habrás creado una ilusión, tu ilusión particular y encaminarás tu esfuerzo de cada día a conseguirla. ¿No es maravilloso estar ilusionado?

Y ahora, después de leer estas tres ideas para recuperar la ilusión, ¿sigues pensando que estar ilusionado es ser un iluso?

Si todavía te quedan dudas respecto a la capacidad de generar movimiento y felicidad que poseen las ilusiones, voy a ilustrar este post con algunos ejemplos de ilusión que han llamado últimamente mi atención.

Y el primero no podría ser otro que el de las cinco mujeres, supervivientes de un cáncer de mama, que esta misma semana han emprendido un viaje en velero en solitario en el que se han propuesto cruzar el Atlántico. Un reto con el que quieren recordar a otras luchadoras que vencer a la enfermedad es posible, que se consigue día a día y con el que quieren inyectar ilusión a todas aquellas mujeres que están pasando por lo que ellas pasaron. ¿No es ilusión lo que nos transmiten con su hazaña? A mí me parece que mucha: ilusión, esperanza y valentía.

Otro ejemplo que me gustaría que conocierais es el de ‘Eddie el Águila’, un joven inglés que nació con una ilusión: llegar a ser olímpico. A pesar de no contar con dotes naturales para ello, Eddie se convirtió en el primer saltador inglés de esquí en los Juegos Olímpicos de invierno de Calgary. Fue el peor de los juegos, pero alcanzó su sueño y fue el más aclamado y recordado. Hace unos días tuve la ocasión de ver una película sobre su vida y me pareció un ejemplo magnífico de la fuerza que puede tener una ilusión. Sin recursos materiales ni destrezas naturales… Eddie consiguió su sueño y se convirtió en un bello ejemplo del poder de una ilusión.

Si miramos a nuestro alrededor vemos cientos de ejemplos de personas que están ilusionadas por algo, que persiguen sus sueños y que contagian esa pasión a los que les rodean. ¡Y lo consiguen! Claro que sí, porque consiguen vivir cada segundo de sus vidas disfrutando y trabajando por algo que ansían…

Y tú, ¿te animas a crear tu ilusión día a día? ¡Te aseguro que vale la pena!

Esta entrada tiene 0 Comentarios

Deja tu comentario