social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Cuándo vas a dar el paso? ¡Hazlo ya!

¿Cuánto tiempo llevas esperando a caminar hacia aquello que deseas? ¿Qué estás esperando para dar el paso que te acerque a tu ansiado objetivo? En este post te propongo que lo des y que lo hagas ¡ya!

Dar el paso

A todos nos pasa que tenemos miedos: miedo a no estar lo suficientemente preparados, miedo al fracaso, miedo a no saber gestionar determinadas situaciones… Y optamos por quedarnos donde estamos, preparándonos eternamente para alcanzar ese objetivo, esa meta soñada. Os he hablado en ocasiones de esa zona de confort que nos acoge y nos hace sentirnos cómodos, esa zona de confort que nos frena a la hora de ir un poco más allá. En esta ocasión no os hablo de esta zona sino de esa otra situación completamente diferente, en la que no estamos cómodos, de la que queremos salir, pero ¡no nos atrevemos!

Pensamos que es mejor esperar a un mejor momento económico, o familiar, o laboral… Y así, dejamos pasar los días, las semanas, los meses, los años… ¿hasta cuándo? ¿A qué esperamos? Os aseguro que nadie va a dar el paso por nosotros, es tarea nuestra… Y, muchas veces somos nosotros quienes con nuestro paso, con nuestra decisión vamos a hacer que ese momento sea bueno, que ese sea el tiempo adecuado.

Para ilustrar este post os quiero contar una historia que os puede ayudar a reflexionar acerca de este tema, se llama ‘Tribulación’.

“En una ocasión un viejo maestro les dijo a sus alumnos:

 -“Las calamidades pueden ser causa de crecimiento y de iluminación”.

 Todos le observaron sorprendidos preguntándose como una desgracia podía convertirse en una oportunidad.

El maestro lo explicó del siguiente modo:

 – “Había una vez un pájaro que se refugiaba a diario en las ramas secas de un árbol que se alzaba en medio de una inmensa llanura desértica. Un día, una ráfaga de viento arrancó la raíz del árbol, obligando al pobre pájaro a volar cien millas en busca de un nuevo refugio… hasta que, llegó a un bosque lleno de árboles cargados de ricas frutas”.

 Y prosiguió realizando unas preguntas a los alumnos que escuchaban en el más completo silencio:

– “¿Qué hubiera pasado si el árbol seco se hubiera mantenido en pie? ¿Hubiera renunciado el pájaro a la seguridad de su rama para echarse a volar hacia un paraje desconocido?”.

Los alumnos asintieron al comprender la enseñanza de ese relato en el que el viejo maestro les hablaba de tomar la oportunidad en cualquier situación, por difícil que parezca”.

Ahora tras leer esta historia os quiero hacer de nuevo la pregunta con la que comencé este post:

¿Cuándo vas a dar el paso? ¿Cuánto tiempo llevas esperando la situación adecuada, el momento óptimo?

¡Deja de esperar! ¡Atrévete!

Si llevas mucho tiempo preparándote para esa nueva situación ¡salta!

Si piensas que todavía te queda un tiempo para adquirir más preparación: ¡comienza con pasos lentos, pero firmes…hacia tu objetivo, sin desviarte de la meta!

Pero nunca te quedes parado, esperando… Y ¡siempre! aprovecha las lecciones que te brinda la vida, cada día… No te olvides de ese pájaro que tuvo que huir forzado por la tormenta y que se encontró con su particular paraíso.

Cuando las circunstancias sean las que te fuercen a dar ese paso, hazlo sin miedo, y pisa firme… ¿quién te dice que no encuentres tu paraíso soñado gracias a ese cambio?

Os aseguro que lo más cuesta es dar ese primer paso que nos saque del inmovilismo en el que estamos atrapados, como el pájaro a esa rama seca…

Y tú, ¿te animas dar ese paso? ¿Te animas a volar en busca de tu paraíso soñado? ¿Vas a empezar a caminar hacia tu objetivo?

Esta entrada tiene 0 Comentarios

Deja tu comentario