social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Cuánto tiempo has vivido?

morguefile.com

morguefile.com

¿Os habéis planteado alguna vez el tiempo qué vivimos de verdad? En mi post de esta semana os invito a hacerlo. ¿Y qué mejor momento que durante el verano? Una época en la que para muchos es de descanso. Quiero despedirme de vosotros por unos días compartiendo con vosotros un cuento, una fábula sobre el tiempo vivido. Se trata de un cuento que leí hace años, que se atribuye a Jorge Bucay, y que nos explica una nueva forma de medir el tiempo… Os lo contaré como lo recuerdo…

“Había una vez un viajero que se dedicaba a recorrer infinidad de países y que llegó un día a un pequeño pueblo. Paseando por sus calles, preguntó a sus habitantes por algún lugar hermoso que visitar…algún sitio emblemático o característico que mereciera la pena ver… Todos le aconsejaron visitar el cementerio. Así que, un tanto asombrado, se dirigió hacia el camposanto. Una vez allí recorrió las lápidas y las leyó atentamente. De inmediato, llamó su atención las fechas escritas en ellas. 10 años, 5 años y 5 meses, 15 años, 7 meses y 8 días, 25 años y dos meses… ¡La extrañeza y la tristeza le embargaron…! ¿Es que había una especie de maldición en aquel pueblo? ¿Por qué sus habitantes fallecían tan jóvenes e incluso  de niños?

Tan asombrado estaba que fue a buscar el sepulturero.

-¿Qué ocurre en este pueblo?, le preguntó, ¿por qué la gente muere tan joven?, ¿Acaso entierran a los difuntos más mayores en otro lugar?

-¡No!, le contestó el empleado con una sonrisa, en este pueblo contamos el tiempo vivido de otra forma. Para nosotros, el tiempo que cada uno ha vivido es el que ha disfrutado, pero ¡de verdad!

Y le explicó que en aquel pueblo todo el mundo tenía por costumbre anotar en un cuaderno los momentos felices que había vivido. El primer beso, el primer amor, una fiesta con sus amigos…  Al morir, se realizaba la suma y se ponía en la lápida de cada uno de ellos. Así, se recordaba el tiempo que esas personas habían sido realmente felices… En este pueblo pensamos que el tiempo intensamente disfrutado es el tiempo verdaderamente vivido”

Y ahora nos toca ponernos a trabajar. Si os apetece en estos días que estaré sin escribir os invito a que reflexionéis acerca de los momentos que os han hecho disfrutar y que tengáis siempre a mano vuestra libreta de minutos, de horas, de días, de meses vividos intensamente. Apuntad en ella los momentos felices, los que os han arrancado una sonrisa… ¿Qué tal si empezáis a hacerlo a partir de ahora? ¡La lectura de un buen libro, ese trabajo que os ha hecho fluir, el paseo de la mano de tu hijo, de tu madre, de tu amigo, de tu amiga, ese partido de fútbol con amigos, esa comida deliciosa que has preparado o que te has comido, esa película, la boda de tu amiga o de tu hija, tu primer beso…!

¡Seguro que hay muchos momentos! ¡Seguro que encuentras que has vivido mucho tiempo! Y si no es así ¿Por qué no empiezas a buscar tu tiempo vivido? ¿Por qué no empiezas a disfrutar de verdad cada momento, cada cosa (por pequeña que sea)?

¡Feliz descanso!, y sobre todo….. ¡Feliz disfrute!!!!

 

Esta entrada tiene 2 Comentarios

  1. Raul Martínez says:

    Realmente me ha puesto a ver la película de mi vida y ay veces que no he tomado en cuenta que en medio de la turbulencia hay momentos de luz y no la he visto…Gracias por su aportación.

Deja tu comentario