pizap.com14465561193591En la última conferencia en abierto que he dado, en Valencia el pasado 22 de octubre, invité a los asistentes a contarme su sueño. ¡Sí! En un tablero y bajo el título ‘Ayúdanos a reilusionarte contándonos tu sueño’ se abrían un sinfín de posibilidades para plasmar deseos, aspiraciones, ilusiones. ¡Y muchos lo hicieron! Hoy quiero dedicar este post a todos ellos y también a todos vosotros… a todos los que tenéis, lo que tenemos sueños y trabajamos a diario, nos esforzamos día a día para hacerlos realidad.

Y en primer lugar quiero reproducir algunos de los mensajes que nos dejasteis:

“Nada me ilusiona más que aprender cada día algo nuevo”

“12 años después, reilusionada con volver a oírte” Esther

“No me llames ilusa porque tenga una ilusión” Mayte

“Silvia está agradecida y va a abrazar a su jefe” Silvia

“Me ilusiona que cada día sea como un sueño” Elena

“Mantén tu esencia, gracias” Juan

“Mi sueño es poder recrearme, reilusionarme y emocionarme una vez más escuchando a Luis Galindo” Lázaro

“Tener los pies en la tierra y la cabeza en el cielo” Elena

“Con ganas de reilusionar a mis pacientes”

“Sacar el resto del cuerpo del túnel”

Aprender, emocionarme, seguir soñando, ilusionar a los demás… tantas y tan buenas sensaciones. Los sueños son indispensables para todos. En mi opinión, son necesarios para vivir. Porque si tenemos un sueño, tenemos ganas, tenemos un motivo, una ilusión…perseguimos un deseo, una meta.

Pero no debemos conformarnos con soñar y tumbarnos a esperar a que ese sueño ocurra. Os invito a poneros manos a la obra. Os animo a buscar el modo de cumplir vuestros sueños. Os sugiero que os pongáis deberes ¡diarios! para ir superando metas y alcanzar ese sueño que nos hace levantarnos cada día, que nos hace trabajar en él, que nos impulsa a esforzarnos. Porque cuando vamos superando obstáculos estamos más cerca de nuestro sueño y la sensación de satisfacción ¡es fantástica! ¿No os parece?

Y no te preocupes si ese sueño final no se cumple al 100% porque el esfuerzo habrá valido la pena y entonces llega el momento de ¡ir a por otro! Pero no dejes de soñar. ¡Nunca! Porque como cuenta Antoine Saint-Exupery en el inolvidable libro de ‘El Principito’:

“Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños, sólo porque uno no se cumplió”

Y mientras tengamos sueños… ¡tenemos ilusión! ¡tenemos vida!

¿Me cuentas tu sueño para reilusionarte?