social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Eres un buen amigo?

¿Crees que eres un buen amigo? ¿Pueden confiar tus amigos en ti? ¿Estás dispuesto a escuchar? ¿Prestas tu hombro a los que te rodean? Hoy quiero hablar de amistad. Y no sólo de la necesidad que tenemos de nuestros amigos, esa familia elegida, sino de lo importante que es ser un buen amigo.

¿eres un buen amigo?

Y voy a comenzar el post con una historia que encontré en Internet y que me pareció preciosa:

“Un día mi madre me preguntó:

  • ¿Cuál es la parte más importante del cuerpo?  

A través de los años trataría de buscar la respuesta correcta. 

Cuando era más joven, pensé que el sonido era muy importante para nosotros, por eso dije:

  • Mis oídos, mamá.

Ella dijo:

  • No, muchas personas son sordas y se arreglan perfectamente. Pero sigue pensando, te preguntaré de nuevo. 

Varios años pasaron antes de que ella lo hiciera. Desde aquella primera vez, yo había creído encontrar la respuesta correcta. Y es así que le dije:

  • Mamá, la vista es muy importante para todos, entonces deben ser nuestros ojos.

Ella me miró y me dijo:

  • Estás aprendiendo rápidamente, pero la respuesta no es correcta porque hay muchas personas que son ciegas, y salen adelante aún sin sus ojos.

 

Continué pensando… ¿cuál era la solución?

 A través de los años, mi madre me preguntó un par de veces más, y ante mis respuestas la suya era:

  • No, pero pronto acertarás. 

Hace algunos años mi abuelo murió. Todos estábamos dolidos. Lloramos. Incluso mi padre lloró. Recuerdo esto sobre todo porque fue la segunda vez que lo vi llorar. Mi madre me miraba cuando fue el momento de dar el adiós final al abuelo. Entonces me preguntó:

  • ¿No sabes todavía cuál es la parte más importante del cuerpo, hijo?

 Me asusté cuando me preguntó justo en ese momento. Yo siempre había creído que ese era un juego entre ella y yo. Pero ella vio la confusión en mi cara y me dijo:

  • Esta pregunta es muy importante. A cada respuesta que me diste en el pasado te dije que estabas equivocado. Pero hoy ha llegado el momento de que lo sepas. 

 Ella me miraba como sólo una madre puede hacerlo. Vi sus ojos llenos de lágrimas, y la abracé. Fue entonces cuando apoyada en mí, me dijo:

  • Hijo, la parte del cuerpo más importante es tu hombro.

 Le pregunté:

  • ¿Es porque sostiene mi cabeza? 

Y ella respondió:

  • No, es porque puede sostener la cabeza de un ser amado o de un amigo cuando llora. Todos necesitamos un hombro para llorar algún día en la vida, hijo mío. Yo sólo espero que tengas amor y amigos y así siempre tendrás un hombro donde llorar cuando lo necesites, como yo ahora necesito el tuyo.”

Ahora me gustaría preguntarte, ¿cuántas veces has prestado tu hombro a un amigo como soporte para darle consuelo? ¡Haz memoria! Seguro que ha habido muchas. Y seguro que también has utilizado el hombro de un amigo para desahogarte, para apoyarte en tus momentos difíciles.

Mirad, necesitamos de los demás. Su cariño, su atención, su consuelo, su alegría, sus miradas… ¡Pero no nos olvidemos de que los demás también necesitan de nosotros! Por eso, os invito a que prestéis atención a vuestros amigos, a vuestros seres queridos, que estéis atentos a lo que les preocupa, a lo que les hace felices… ¡es tan importante dedicar tiempo a los que queremos!

En ocasiones, el ritmo frenético de la vida nos hace olvidarnos de los que más queremos. Prestamos poca atención a la familia y nos olvidamos por completo de nuestros amigos. Insisto, esa familia elegida por nosotros para compartir la vida. Os propongo que hagáis memoria y os respondáis a esta pregunta: ¿Hace cuánto tiempo que no hablas con tu amigo, con ese amigo tuyo de la infancia, ese con el que has crecido y con el que lo has compartido casi todo? ¿Hace cuánto tiempo que no te interesas por esa amiga que tanto te ayudó cuando atravesaste esa difícil situación en tu trabajo? ¿Cuánto tiempo hace que no dedicas una tarde a ese amigo al que hace meses que no has visto?

Mirad, la amistad es como el amor: hace que la vida valga la pena. Por eso, en el post de hoy os invito a no descuidar a vuestros amigos, esos seres tan queridos a los que echamos tanto de menos, pero a los que prestamos poca atención, a los que dejamos para después… porque ¡sabemos que siempre estarán ahí! Os propongo que esta semana cojáis vuestra agenda y llaméis a ese amigo con el que hace tanto tiempo que no habláis o a ese que sabéis que atraviesa una situación difícil, que os intereséis por ese amigo al que tanto queréis pero del que hace meses no sabéis nada…

¡Y si es necesario! ¡Prestadle vuestro hombro! Porque la amistad es importante para vivir, la amistad hace que valga la pena vivir…

Y tú, ¿te animas a hacer todavía algo más por seguir siendo un buen amigo?

Esta entrada tiene 3 Comentarios

  1. Arturo says:

    Gracias Luis por darnos este toque de atención para no olvidarnos de los que siempre están a nuestro lado en los buenos y malos momentos.
    Como siempre es un placer leerte los domingos para empezar con ánimo la semana.
    Un fuerte abrazo!!

  2. José María Ibañez says:

    Gracias Luis por el Post. Que necesidad de escuchar en estos tiempos convulsos, donde la inmediatez, prisas y demás, parecen quere dominarnos.

Deja tu comentario