“Sé feliz a tu manera. Porque la felicidad no es lo que dicen los demás sino lo que a ti te hace feliz”

morguefile.com

morguefile.com

Hace unos días os invité, a través de las Redes Sociales, a que me contarais qué es lo que os hace ser felices, qué cosas os provocan felicidad. Lo primero que quiero hacer en este post es agradecer vuestra implicación, vuestra sinceridad y que os animarais a compartir un sentimiento tan privado.

Todas vuestras respuestas me han parecido sumamente enriquecedoras y me han impulsado a escribir este pequeño post sobre la felicidad. A continuación, citaré algunos de vuestros motivos para ser feliz:

-¡Me hacen feliz los besos, los abrazos de mis hijos y de mi marido!

-Levantarme cada mañana, abrir la ventana y ¡respirar!

-Las reuniones con amigos de los viernes que anuncian el fin de semana…

-Compartir la ilusión sin pedir nada a cambio.

-Observar a mi marido y a mi hija jugando felices.

-Oler la hierba mojada.

-Las ‘quedadas’ con mis amigos…somos seres sociales por naturaleza.

-Las largas conversaciones telefónicas con mi madre y mis hermanas.

-Engancharme a un buen libro.

-Atrapar los primeros rayos de sol de la primavera.

-(…)

¡Qué maravilla! ¿No os parece? En ocasiones creemos que la felicidad está muy lejos y, sin embargo, cuando nos paramos a pensar ¡la tenemos tan cerca que la podemos tocar! Y no, no hace falta que viajemos a un país exótico o que nos compremos ese coche que tanto nos gusta…No necesitamos cenar en ese restaurante tan chic ni tener esa casa que vemos en las revistas, para sentirnos felices. La felicidad está en todo lo que nos rodea y solo necesitamos proponernos ser felices. Como decía Lincoln “todas las personas son tan felices como deciden serlo”.

Y rodearnos de seres queridos nos ayuda en esta decisión de ser felices. Porque, prácticamente, todas vuestras respuestas tienen un denominador común: el contacto con la familia o con los amigos -esa otra familia que elegimos para que nos acompañe en la vida- , es nuestra principal fuente de satisfacción y felicidad. En Reilusionarse hablo del “efecto balsámico de los amigos”, ese estado de satisfacción que experimentamos tras estar un rato charlando o compartiendo una tarde entre amigos. Creo que ese mismo estado es el que alcanzamos tras un fin de semana disfrutando de la familia o tras un paseo por el campo o por la playa… Y ¡sí! Creo que en ese estado podemos decir que somos felices. Y tú ¿también lo crees?