social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

La vida es un desafío, ¿te atreves a vivirla?

Desafíos, retos…cada día nuestra vida se convierte en una carrera de obstáculos. Y, a veces, podemos sentirnos cansados, decepcionados y con pocas ganas de seguir. ¿Verdad? En el post de esta semana quiero hablaros de lo importante que es tener retos que cumplir, metas a las que aspirar, desafíos que intentar superar. Porque la vida es eso, un desafío constante y sólo si nos atrevemos, si trabajamos por superarlos, si nos esforzamos, estamos viviendo al 100% nuestra vida, sólo entonces podremos decir que exprimimos nuestro cheque diario de 24 horas.

 

desafíoLa historia que he querido elegir para acompañar este post me encantó cuando la leí y por eso la comparto con todos vosotros.

“Había una vez un hombre que andaba perdido por el desierto y parecía destinado a morir de sed. Sin embargo y cuando ya todo parecía perdido encontró una cabaña vieja, desmoronada, sin ventanas, con el techo hundido…, el hombre se acercó y encontró una pequeña sombra dónde acomodarse, para escapar del calor y del sol del desierto. Mirando a su alrededor, vio una vieja bomba de agua, toda oxidada… Como pudo, se arrastró hacia allí, cogió la manivela y comenzó a bombear, a bombear y a bombear sin parar, pero no sucedía nada!

Desilusionado, cayó postrado hacia atrás, notó que a su lado había una botella vieja, la miró y la limpió de todo el polvo que la cubría. Cuando estuvo limpia pudo leer un mensaje que decía: -‘Es necesario que primero prepare la bomba derramando toda el agua que contiene esta botella, después, por favor tenga la gentileza de llenarla nuevamente antes de marchar’. El hombre desenroscó la tapa de la botella, y ahí estaba el agua. ¡La botella estaba llena! De repente, se encontró en un dilema. Si bebiése el agua, podría sobrevivir, pero si la vertía en esa bomba vieja y oxidada, tal vez obtendría agua fresca, bien fría, del fondo del pozo, y podría tomar toda el agua que él quisiese, o tal vez no, tal vez, la bomba no funcionaría y el agua de la botella sería desperdiciada… ¿Qué debería hacer? ¿Derramar el agua en la bomba y esperar a que saliese agua fresca o beber el agua vieja de la botella e ignorar el mensaje? ¿Debería perder el agua con la esperanza de aquellas instrucciones poco confiables, escritas no sé cuánto tiempo atrás? Con grandes dudas, el hombre derramó toda el agua en la bomba, enseguida asió la manivela y comenzó a bombear… La bomba empezó a rechinar sin parar, pero no pasaba nada. La bomba continuaba con sus ruidos. Cuando casi estaba al borde de la desesperación, surgió un hilo de agua, después un pequeño flujo y, finalmente, el agua corrió con abundancia, agua fresca, cristalina. Él llenó la botella y bebió ansiosamente, la llenó otra vez y tomó aún más de su contenido refrescante. Enseguida, la llenó de nuevo para el próximo viajante, la llenó hasta la boca, tomó la pequeña nota y aumentó la frase: “Créame que funciona, usted tiene que dar toda el agua, antes de obtenerla nuevamente”

 

Una decisión difícil. ¿No os parece? El hombre de esta historia tuvo que hacer frente a sus miedos, esos que nos atenazan muchas veces y que nos impiden seguir hacia adelante, esos temores cuando tenemos que iniciar un nuevo proyecto. Miedo al tiempo que nos requerirá, a los recursos que necesitaremos, a la preparación…¡y todo sin saber si finalmente dará sus frutos…sin saber con seguridad si de la bomba saldrá agua pura y fresca…!

En este punto, me gustaría haceros una pregunta: ¿Cuántas oportunidades habéis dejado escapar por miedo al fracaso, o por no querer realizar ese esfuerzo? ¿Os habéis dado cuenta de que en muchas ocasiones tenemos buenas oportunidades pero las dudas y el miedo nos paralizan? Os quiero invitar a asumir riesgos, a aceptar desafíos…porque la vida es eso: un tren en marcha, muchos trenes en marcha ante los que tenemos que decidir si subir o dejarlos pasar… ¡Y no, no os voy a decir que las oportunidades sólo se dan una vez en la vida! Pero ¿no sería fantástico aprovechar todas las que se nos presentan? ¡Sin miedo, aprendiendo de los errores, afrontando el desafío de vivir!

Los que me conocéis ya sabéis que no entiendo otra forma de vivir la vida que con pasión y, por eso, creo que los desafíos hay que aceptarlos sin dudar, con cautela pero sin miedo, con el vértigo de realizar algo nuevo, pero con la seguridad del que se siente preparado para ello… Si nos arriesgamos ¡todo es posible! Si no lo hacemos, el fracaso está asegurado…

Y tú, ¿aceptas el desafío? ¿te atreves a vivir?

Esta entrada tiene 2 Comentarios

  1. Katiuska says:

    Excelente! Me encanto este post, es asi, la vida es un desafio, lo acepto y me atrevo a vivirlo!

Deja tu comentario