social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Qué actitud eliges para vivir HOY tu día?

morguefile.com

morguefile.com

Esta semana quiero hablar de actitud. Porque la actitud que adoptamos ante las cosas que nos pasan a diario es una decisión nuestra. Hay un pequeño porcentaje de cosas sobre las que no tenemos control: un despertador que no suena, un vaso que se cae y se rompe, una mancha en la camisa recién planchada, un atasco de camino al trabajo, el ascensor estropeado cuando llegas cargado… Son situaciones que ponen a prueba a diario nuestra actitud. En función de ésta, estos pequeños imprevistos serán sólo eso o se convertirán en el detonante que convierta nuestra jornada en una especie de pesadilla. Pues bien, esa misma actitud es la que va a guiar nuestra vida. ¡Y eres tú el que la eliges!

¿Has oído hablar en alguna ocasión del principio 90/10? Dice algo así como que el 10% de tu vida está íntimamente relacionado con lo que te pasa y el 90% restante en la forma en qué reaccionas ante ello. Te pondré un ejemplo: El despertador no suena porque el móvil se ha quedado sin batería. Te levantas a la hora en que tenías que estar en el trabajo. ¡Maldices! ¡Te enfadas con tu hijo por gastarte la batería jugando antes de dormir! Le das prisas para que desayune y se vista para llegar al colegio… Tu hijo se pone nervioso y se tira el desayuno encima. Recoges la cocina mientras gritas al niño que te mira asustado. Cuando –después del pequeño drama familiar- sales de casa, coges el coche y vas a trompicones hasta el colegio, cruzando insultos con todos los conductores con los que te cruzas y saltándote todos los semáforos. Llegas al trabajo empapado en sudor y rabia. Te sientas en tu mesa de trabajo agotado y sin ganas de nada…

¿Qué ha pasado? Que el despertador no ha sonado. Es lo único que hasta este momento no has podido controlar. Es un imprevisto. ¿Y el resto? Lo has elegido tú con tu actitud ante este imprevisto. Ese es el principio 90/10.

¿Te imaginas cómo hubiera sido la situación si lo único que hubiera pasado es que no sonara el despertador? ¿Si tu actitud hubiera sido otra? Sin enfadarte con tu hijo, sin nervios en el desayuno, en el coche, sin gritos…Probablemente hubieras llegado a la misma hora (o incluso antes) a tu puesto de trabajo. Y, ¡seguro! que lo hubieras hecho de mejor humor, sin tanto desgaste emocional y con más ganas de comenzar la jornada laboral.

Ahora te pregunto:

-¿Con qué actitud eliges caminar por la vida?

La capacidad de generar estados positivos en momentos que no son los mejores es lo que marca la actitud del optimista inteligente. Se trata de ser realista. De saber que hay cosas que ya no podemos cambiar y por las que no podemos perder el tiempo en quejarnos. Y de saber en qué debemos enfocarnos, qué cosas vale la pena modificar, qué podemos hacer para mejorar esos pequeños aspectos de nuestra vida que no nos gustan cómo funcionan, y ser conscientes y agradecer todo aquello que está bien.

¡Tú eres el que elige la actitud con la que sales de casa cada mañana! Haz la prueba… Te aseguro que en función de tu actitud, tu día será diferente…

-Si el despertador no suena… el imprevisto se queda ahí. No te regodees en el incidente. Acepta que llegarás tarde e intenta acortar tu rutina mañanera.

-Si se pincha la rueda del coche…

-Si no te dan ese trabajo…

-Si hace mucho calor…o mucho frío…

-Si…

Te aseguro que en función de la actitud que elijas para vivir tu día será totalmente diferente.

¿Qué actitud eliges para vivir HOY el día?

 

Esta entrada tiene 1 Comentario

  1. Raquel says:

    Buenas tardes:

    Totalmente de acuerdo con lo que se dice aquí, yo soy de Badajoz y asistí este miércoles pasado a unas jornadas de aprende a financiar te en mi ciudad y en la conferencia que ud dió ya se refirió al optimismo inteligente.

    Me parece un tema muy interesante y desde hace ya un tiempo me lo propuse como filosofía de vida y cada día me levanto intentando ilusionarme con lo que tengo a mi alrededor y a pesar de que mis circunstancias personales quizás no sean las más ideales trato de vivirlas con humor y todos los días me río con algo.

    Por supuesto de vez en cuando tengo mis bajones pero me he dado cuenta de que con esta actitud ante la vida son cada vez menos y si se producen duran menos de lo que me duraban con mi anterior forma de afrontar la vida.

    Por eso lo recomiendo a todo el mundo, no es fácil pero como también dijo en su conferencia el carácter se puede entrenar y es cuestión de ponerle ganas e ilusión y hacer un pequeño esfuerzo cada día, el resultado merece la pena.

Deja tu comentario