social-rsssocial-fbsocial-twittersocial-linkedinsocial-youtube pint

Blog

¿Quién decide cómo va a ser tu día hoy?

tú decides¿Quién decide cómo va a ser tu día hoy? Esta semana comienzo mi post con esta pregunta que, quizás, a algunos os sea más fácil de contestar que a otros. Cuando, en alguna ocasión, he formulado esta pregunta hay quien dice: mi jefe, mi marido, mis hijos, mis compañeros de trabajo, mis clientes… ¿Seguro? Quién elige cómo va a ser el día es, habitualmente, siempre la misma persona: Tú. La mayoría de las veces es nuestra actitud la que determina cómo va a transcurrir nuestra jornada. ¡Claro que hay ocasiones en las que no tenemos elección! ¡Por supuesto que pueden producirse tragedias o hechos que escapan de nuestro control! Pero me atrevería a afirmar que en el 99% de momentos de nuestra vida, quién decide cómo los vivimos, somos nosotros.

Por eso, en el post de esta semana me gustaría darte algunos principios que a mí me funcionan para que el día a día sea un poquito mejor.

  1. Evita las prisas a la hora de levantarte. Adelanta el despertador unos minutos que te permitan ir con calma por la mañana y planificar tu día. ¡Ya sabes!, la primera pregunta que te hagas puede ser: ¿Por qué me alegro hoy?
  2. Haz algo bueno por alguien. ¡Sí! Algo que te haga sentir bien porque sientes que has ayudado a alguien. Ayuda a ese anciano a cruzar la calle, lleva el café a tu compañero de trabajo que está muy liado con sus papeles o acompaña a casa al amigo de tu hijo al que no han podido recoger sus padres.
  3. Enfócate en tu trabajo y disfruta de la tarea bien hecha. Cuando emprendas un trabajo presta atención con tus cinco sentidos hasta que consigas fluir. Cuando termines, ¡verás la gratificación por el trabajo bien hecho!
  4. Sonríe. Una sonrisa te abre muchas puertas y además hace mejor el día de los que te rodean. ¿A qué te resulta más agradable cruzarte con personas que te sonríen que con el ceño fruncido?
  5. Aprende algo nuevo cada día. Es fundamental no olvidarnos de aprender de todo y de todos. Mientras tengamos curiosidad por las cosas seguiremos en alerta, activos y… ¡felices!
  6. Dedica un momento del día –el tiempo que tengas- a hacer algo que te gusta. ¿Recuerdas eso que descubriste en vacaciones que te encantaba hacer y te relajaba? Pues intenta retomarlo aunque sea unos minutos al día: cocinar, pasear, leer, meditar, hacer ejercicio…
  7. Intenta pasar un rato relajado con la familia o amigos. Son las vitaminas para cargar las pilas cada día.
  8. Párate un momento para analizar lo que tienes y, una vez lo hayas hecho, valora y agradece lo que la vida te ha dado hasta el momento. Como sabes, ser agradecido nos ayuda a tomar conciencia de todo lo que tenemos y del regalo que es vivir cada día.

Y recuerda que eres tú quien elige cada día con tu actitud si quieres mejorar o empeorar tu vida.

Me gustaría acabar este post con un texto que aparece en la tumba de un obispo (1100 d.c.) en la cripta de la Abadía de Westminster y del que se desconoce su autoría:

“Cuando yo era joven y libre y mi imaginación no conocía límites, soñaba con cambiar el mundo. A medida que me fui haciendo mayor y más prudente, descubrí que el mundo no cambiaría, de modo que acorté un poco la visión y decidí cambiar solamente mi país”.

Pero eso también parecía inamovible.

Al llegar a mi madurez, en un último y desesperado intento, decidí avenirme a cambiar solamente a mi familia, a los seres que tenía más próximos, pero ¡ay!, tampoco ellos quisieron saber nada del asunto.

Y ahora que me encuentro en mi lecho de muerte, de pronto me doy cuenta:

«Sólo con que hubiera empezado por cambiar yo mismo», con mi solo ejemplo habría cambiado a mi familia.

Y entonces, movido por la inspiración y el estímulo que ellos me ofrecían, habría sido capaz de mejorar mi país y quién sabe si incluso no hubiera podido cambiar el mundo.

Y ahora, te vuelvo a preguntar:

¿Quién decide cómo va a ser tu día hoy? ¿Quién decide si tu vida va a mejorar o a empeorar? ¿Quién decide si vas a hacer algo por mejorar la vida de los que le rodean?

 

Esta entrada tiene 5 Comentarios

  1. Rosa says:

    Excelente historia la del Obispo. Es una gran enseñanza. Cambiando tu, cambiará tu alrededor. Gracias Luis por tus transparencias y éste maravilloso blog.

  2. anate iturralde says:

    Te descucubro hoy y ha sido,, quitarme una venda, que poco a poco me estaba ahogando. Gracias.

Deja tu comentario