Luis Galindo nos anima a recuperar la ilusión colectiva con el “doble de ilusión” y el “doble de pasión”