morguefile.com

morguefile.com

“¿Se siente feliz o satisfecho con su vida, infeliz o insatisfecho o ni una cosa ni otra?” Os atreveríais a responder a esta pregunta. ¿Cuál sería vuestra contestación? Pues es, entre otras, la pregunta que ha realizado WIN/Gallup International a nada más y nada menos que 64.000 personas en 65 países de todo el mundo. Con las respuestas, ha elaborado una especie de Índice Mundial de la Felicidad. Y de sus resultados, me gustaría hablaros en el post de esta semana.

Porque según esta encuesta es en nuestro continente, en Europa, dónde hay un mayor número de países en los que se sus habitantes se declaran tristes. A pesar de los avances tecnológicos, del consumismo, de la ausencia de conflictos bélicos, de que estamos, en general, bien alimentados, tenemos medicinas, y gozamos de mayores adelantos que en otros continentes en las que se encuentran los países con un mayor índice de felicidad. Entonces, ¿será verdad que la felicidad es otra cosa? ¿Será cierto que la felicidad no está relacionada con la riqueza, con el bienestar económico? ¿Que tener las necesidades básicas cubiertas no es suficiente para poder ser feliz?

En muchas ocasiones y no me canso de repetirlo hemos hablado de lo que nos hace realmente felices. Os he pedido opinión al respecto y he obtenido muy pocas, casi ninguna, respuesta que vinculara la felicidad con los bienes materiales, el ser feliz con poseer cosas. Casi siempre, por no decir siempre, vuestra sensación de felicidad está unida a pasar un rato en familia, entre amigos…a oler la hierba del césped recién cortado o el pan recién hecho del horno de la esquina…a jugar un partido de fútbol con vuestros hijos…a leer un buen libro o tomar un poco el sol del invierno.

Relacionado con la publicación de este estudio mundial de la felicidad, leo que el continente más feliz es África, seguido de cerca por Asia. Y en India, apenas un 2% de sus habitantes afirma sentirse infeliz…a pesar de ser un país pobre, de ser un auténtico exponente de pobreza.

Me congratula leer que en España estamos por encima de la media europea de la felicidad. ¿Estamos aprendiendo a valorar las pequeñas cosas? ¿Trabajamos por crear nuestra propia definición de felicidad? ¿Disfrutamos de los pequeños detalles? ¿La situación económica que estamos atravesando nos está empujando a retomar los verdaderos valores, los que de verdad importan? ¡Yo creo que sí! Y debemos seguir trabajando en esta línea.

Porque la felicidad no se busca sino que la construimos cada uno de nosotros día a día con esfuerzo, responsabilidad, sacrificio, constancia, determinación… Y no se trata de ponernos unas orejeras para ver sólo las cosas positivas sino que la felicidad tiene mucho que ver con lo que definimos como optimismo inteligente: ver la realidad con objetividad, no perdiendo ni un minuto en quejarnos de lo que no va bien sino trabajando para mejorarlo y agradeciendo y valorando lo bueno.

Y tú, ¿cómo construyes tu felicidad?, ¿qué te hace feliz?, ¿cuál es tu definición de felicidad? ¡Cuéntamela y construyamos nuestro índice personal de la felicidad!!!!

@luisgalindo_lg