morguefile.com

morguefile.com

Muchos de vosotros seguro que os preguntaréis ¿de verdad tenemos motivos para el optimismo? ¡Os aseguro que sí! Y esta semana me gustaría reflexionar sobre ellos. Porque sólo es necesario pararse y pensar un poco para darnos cuenta de la suerte que tenemos al haber nacido en la parte del mundo en la que hemos nacido. Y así poder afirmar tajantemente que ¡tenemos motivos para el optimismo!

. Podemos ser optimistas porque vivimos en una sociedad en la que los avances científicos nos permiten luchar contra las enfermedades, alargar nuestras expectativas de vida, mejorar la calidad de vida, en definitiva, una sociedad que nos permite vivir más y mejor.

. Podemos ser optimismas porque abrimos un grifo y sale agua corriente, porque le damos al interruptor y tenemos luz eléctrica, porque cada día descubrimos algo que mejora nuestro día a día.

(…)

Ahora dime, ¿de verdad que no encuentras ninguna razón para el optimismo en tu vida? ¡No se trata de conformarnos con nuestra existencia o ver sólo el lado positivo de la vida! ¡¡¡No seamos ñoños!!! ¡Se trata de ser realistas, ver la vida con objetividad, con sus cosas buenas y no tan buenas! Y creo que lo soy cuando te insisto en que no tenemos razones objetivas para dejar de lado nuestro optimismo, a pesar de que estemos viviendo en una época compleja, porque podemos encontrar situaciones en las que nos sintamos que somos unos privilegiados. ¡Qué no darían nuestros antepasados por vivir como lo hacemos nosotros! ¿No sería un lujo nuestra vida en muchos otros puntos del planeta? ¿De verdad que tenemos que estar todo el día lamentándonos por no poder comprarnos tal o cual cosa, por no poder hacer ese viaje…?

Te propongo que empieces a buscar razones diarias para el optimismo. Incluso en esta etapa  hay un lado optimista. ¡Sí! Se ha incrementado el altruismo, somos más empáticos, más solidarios, más creativos, más innovadores… cada vez hay más personas que dedican su vida a desarrollar su pasión, hemos afianzado las redes familiares y los lazos de amistad, valoramos más la naturaleza, el disfrute de las cosas sencillas que no cuestan dinero, pero valen mucho… ¿no te parece que tenemos razones para el optimismo?

Cuando hayas encontrado las tuyas te animo a compartirlas conmigo, con nosotros, para que entre todos encontremos la forma de afrontar la vida con optimismo ¿Te sumas a este proyecto? ¡Vale la pena!